viernes, 29 de octubre de 2010

Hipócrates de Cos (Ajo, almorta, melones, granada, setas y puerro)


Hipócrates de Cos
(Grecia, Isla de Cos, 460 a.C. – Grecia, Larissa, 377/ 55 a.C)

Datos obtenidos

Llamado el “Padre de la medicina”, fue el más famoso médico de la antigüedad. En sus obras Régimen y Régimen en enfermedades agudas, hace hincapié en la dieta de los humanos para la prevención de enfermedades. Hipócrates es considerado un precursor de la dietética, promoviendo el consumo de legumbres y frutas, aunque sus enseñanzas al respecto se consideran obsoletas. Los alimentos se clasificaban en función de su correspondencia con uno u otro de los cuatro elementos: el agua, la tierra, el aire y el fuego, que corresponden a cuatro temperamentos definidos por la teoría de los cuatro humores: flemático, melancólico, sanguíneo y colérico, respectivamente.

Cada alimento era clasificado según sus cualidades, que se escalonan en cuatro grados sobre dos ejes principales: caliente-frío y seco-húmedo (o, secundariamente, en ejes dulce-amargo y crudo-cocido). Estas cualidades influyen en la manera en la que el alimento se transforma dentro del cuerpo y en la calidad y consistencia de los humores producidos por el organismo. Según la escuela hipocrática, el calor de la digestión transforma los alimentos en linfa que, a su vez, se transforma en humores o actúa sobre la calidad y el equilibrio de los humores presentes. Para conservar la buena salud a lo largo del tiempo, hay que tener una dieta equilibrada. Por eso, los médicos que se basaban en la tradición hipocrática recomendaban a sus pacientes consumir alimentos que se correspondieran con el inverso de su temperamento, para corregir el desequilibrio de los humores. Así pues, el vino tinto (caliente y seco) y la carne (caliente y seca) eran recomendados para los ancianos, los flemáticos y los melancólicos, de naturaleza fría. En cambio, el pescado fresco (frío y húmedo) y las frutas o legumbres (frías y húmedas) creían que convenían más bien a los coléricos y optimistas, así como a los jóvenes, de temperamento caliente.

Según Hipócrates, la alimentación también tenía que variar según el clima y las estaciones, que creía que influían en los humores. En invierno, un periodo en que domina el frío y la humedad, sería preferible consumir carnes con salsa, cocinadas con especias calientes; en primavera, cuando domina el calor y la humedad, se aconsejaba pasar poco a poco de los pucheros a los asados y empezar a comer más legumbres verdes; en verano, cuando domina el calor, sería el momento de consumir carnes y pescados a la plancha, más ligeros, y preferir alimentos fríos y húmedos como el melón, la ciruela o la cereza; en otoño, un periodo en que empieza el frío, haría falta comer alimentos apetitosos y ligeramente ácidos para expulsar la melancolía, así como reducir el consumo de vino y frutas.

En la obra llamada «Antigua medicina» (uno de los tratados más antiguos y más célebres) sugiere entre otras propuestas, investigar el origen del arte que practica, origen que halla en el deseo de ofrecer al ser humano un régimen de vida y, en especial, una forma de alimentación que se adapte de una manera completamente racional a la satisfacción de sus necesidades más inmediatas. Por este motivo, considera por ejemplo el aprendizaje de la correcta cocción de los alimentos como una primera manifestación de la búsqueda de una existencia mejor.

Menciona algunos casos de intoxicaciones por setas. En el año 400 a. C., relata que la hija de Pausanias, príncipe de Lacedemonia, tras comer una seta cruda, presentó naúseas, opresión y dolor abdominal. Todo ello remitió con una copa de hidromiel y un baño caliente. Esta descripción corresponde sin duda a una gastroenteritis banal por setas. Menciona que todas las setas son desaconsejables para su consumo

La única mención contemporánea que se conserva de Hipócrates proviene del diálogo de Platón Protágoras, en el que el filósofo lo describe como «Hipócrates de Cos, el de los Asclepíadas

Personajes relacionados con la familia

Padre: Heráclides
Madre: Praxítela

Hijos:
Tésalo
Draco
Una hija

Yerno
Polibo

Otros personajes relacionados

Aristocles o Platón (428/7 a.C. - 347 a.C.): Lo menciona en sus obras
Sorano de Éfeso: Biógrafo y ginecólogo
Heródico de Selimbria: Profesor de Hipócrates
Sócrates: Contemporáneo

Cronología

S V a.C.:
Deja constancia del mal provocado por la Almorta cuando preconizaba que la ingestión de ciertas semillas de leguminosas pueden causar parálisis al consumirlas

Hipócrates fue el primero en escribir sobre las propiedades de la planta de Apio y de Puerro

Recomienda el jugo de la granada contra la fiebre y determinadas enfermedades

Recomendaba utilizar el Ajo por sus cualidades medicinales, avalando así la tradición y experiencia popular

Datos curiosos


Cita relacionada: 


"Que tu alimento sea tu única medicina".



“Los trigos son más fuertes y más alimenticios que la cebada, pero menos laxantes, y lo mismo su jugo. El pan basto reseca y es laxante, el blanco alimenta más, pero es menos laxante. Entre los tipos de panes el que tiene levadura es ligero y laxante; ligero, porque la humedad la consume el ácido de la levadura, a la que sirve de alimento; y es laxante porque pronto es digerido. El pan sin levadura (Ácimo) es menos laxante y más nutritivo”
Obra “Sobre la dieta”

Superstición y Mitos

Según la tradición, Hipócrates descendía de una estirpe de magos de la isla de Cos y estaba directamente emparentado con Esculapio, el dios griego de la medicina.

En una época se creía que la miel de una colmena situada en su tumba tenía poderes curativos.


Retroenlace

Blog La Cultura gastronómica en videos: Ajo - Almorta - Apio - Cereza - Ciruela - Granada -  Levadura - Melón - Miel - Puerro - Setas -

Blog Citas culinarias: AjoApio - Citas de Alimentos - Levadura - LentejasMelón


Les recomiendo consultar estos excelentes blogs y páginas Web (Me he nutrido de ellos cubriendo mi ignorancia, humildemente gracias!!)


Video


Publicar un comentario