martes, 19 de octubre de 2010

Cleopatra Filopator Nea Thea o Cleopatra VII (Almendras, miel, leche)






Vivir por amor, morir por amor, mentir por amor, la verdad por amor, sufrir por amor, la gloria por amor. Ohh, el amor!!!!, si!!, el amor.

Bienvenidos al mundo de esas hermosas e intrigantes cortesanas

Cleopatra Filopator Nea Thea o Cleopatra VII
(Alejandría, Egipto, 1/69 a.C - 8/30 a.C.)

Datos obtenidos

Última reina del Antiguo Egipto de la dinastía Ptolemaica, también llamada dinastía Lágida. Dicha dinastía fue creada por Ptolomeo I Sóter, general de Alejandro Magno, y fue también la última del llamado Periodo helenístico de Egipto.

Personajes relacionados con la familia

Padre
Ptolomeo XII Auletes

Madre
Cleopatra V Trifena

Hermanos
Arsione IV (A quien mando matar)
Ptolomeo XIII Dioniso II
Berenice IV
Cleopatra VI
Ptolomeo XIV

Esposos y hermanos
Ptolomeo XIII Dioniso II
Ptolomeo XIV Filópator II

Hijos
De su amante Cayo Julio Cesar: Ptolomeo XV o Cesarión

De su amante Marco Antonio:
Cleopatra Selene II
Alejandro Helios
Ptolomeo Filadelfo

Amantes
Marco Antonio

Otros personajes relacionados
Teodoto
Pothinus
Achillas

Alimentos relacionados
Leche
Miel

Curiosidades, mitos y realidad

Cleopatra suavizaba su cuerpo con baños en leche y seducía los paladares de su lista de amantes con una fina confitura de miel y almendras vertida en partes estratégicas de su joven cuerpo.

Plutarco: "Se pretende que su belleza, considerada en sí misma, no era tan incomparable como para causar asombro y admiración, pero su trato era tal, que resultaba imposible resistirse. Los encantos de su figura, secundados por las gentilezas de su conversación y por todas las gracias que se desprenden de una feliz personalidad, dejaban en la mente un aguijón que penetraba hasta lo más vivo. Poseía una voluptuosidad infinita al hablar, y tanta dulzura y armonía en el son de su voz que su lengua era como un instrumento de varias cuerdas que manejaba fácilmente y del que extraía, como bien le convenía, los más delicados matices del lenguaje"; "Platón reconoce cuatro tipos de halagos, pero ella tenía mil."
Su vida y su trágica muerte, así como sus amores con los dos personajes romanos, Julio César y Marco Antonio, han servido de inspiración en todas las épocas a literatos, pintores, escultores y cineastas. En total, entre los años 1540 y 1905, se han escrito: 200 obras de teatro, cinco óperas, cinco ballets, incluso uno de los cómics del popular Asterix el galo estaba dedicado a ella: Asterix y Cleopatra. Las obras literarias más famosas son Cleopatra y Marco Antonio (1606), de William Shakespeare, Todo por amor (1678), del autor teatral inglés John Dryden y César y Cleopatra (1901) de George Bernard Shaw.

Se dice que tenía fama de poseer modales dulces y refinados y una sugerente voz, cosas que hacían de ella una mujer muy seductora según Plutarco

Su muerte
Según la versión más extendida, pidió a sus criadas Iras y Charmion que le trajeran una cesta con frutas y que metieran dentro una cobra egipcia (el famoso áspid), responsable de su muerte, a finales de agosto del año 30 a. C.

La Cena más cara de la historia

El valor de esta cena asciende a diez millones de sestercios. Consultadas algunas referencias para calcular el equivalente en euros, la cena en cuestión ascendería a unos 15 millones de euros. Y la otra cuestión sería el número de comensales que en este caso sólo sería una, Cleopatra VII.
Marco Antonio, amigo de César y su más encarecido vengador, solicitó el apoyo de Cleopatra, la cual accedió aún teniendo su país al borde de la ruina. Después de un sensual encuentro en Tarso, en su fastuoso trirreme real, Cleopatra exigió la ejecución de su hermana Arsinoe como requisito indispensable para prestarle ayuda a Antonio, el cual accedió a su propuesta. En aquella cita, ambos se enamoraron apasionadamente. Cleopatra, tratando de impresionar a su amante, apostó que era capaz de meterse “entre pecho y espalda” una cena de diez millones de sestercios. Lógicamente, Marco Antonio aceptó.
Llegado el día en cuestión, se sirvió la cena con los majares más exquisitos y, lógicamente, caros, pero nada raro a la vista de Marco Antonio. Llegó Cleopatra a la cita con un impresionante collar con dos hermosas perlas, se dirigió a Planco, elegido juez de la contienda, y le preguntó cuánto podría valer cada una de las perlas: “Al menos, cinco millones de sestercios“, contestó el juez.
Tras dicha “tasación”, Cleopatra echó una de las perlas en una copa y la llenó de vinagre (recordemos que las perlas están formadas principalmente por carbonato de calcio que al reaccionar con el vinagre desprende calcio y CO2) para que se disolviese la perla y poder beberla. Cuando iba a repetir la operación con la segunda perla, para “gastar” los diez millones, Marco Antonio se dio por vencido.

Extraído literalmente de este excelente blog:

Les recomiendo consultar estos excelentes blogs y páginas Web (Me he nutrido de ellos cubriendo mi ignorancia, humildemente gracias!!)


Retroenlace

Blog La Cultura gastronómica en videos: Almendras

Blog Le Noble, Desarrollos gastronómicos

Video


Publicar un comentario